jueves, 26 de abril de 2012

Dóciles y sumisos


En ocasiones, como en la que ahora sigue, los diarios que tenían a bien publicarme las cartas que uno les enviaba, se permitían la licencia de resumir y modelar a su antojo. Menos mal que no era norma fija, pero te lo advertían en sus condiciones y siempre pendía la Espada de Damocles. He de tener guardados los escritos de aquellas lejanas épocas, no en vano, son 17 años los que contemplan a este escrito, por ejemplo. El caso es que, como quiera que esta carta la resumieron hasta su máxima expresión, ni tan siquiera especifican a que artículos de Gala se refieren. Pues bien, los seguidores de El País sí recordarán que, por varios años, Antonio Gala escribía cada semana en El País Semanal.

La Verdad, 26 de abril de 1995

Respecto al contenido, la última frase es elocuente: ayer y hoy, una gran mayoría, acepta preceptos borreguiles que nos igualan en la gran estupidez humana.